La invencible receta de las papas fritas

papas fritas

Las papas fritas caseras, también conocidas como papas fritas caseras o papas fritas americanas, son un plato de desayuno popular que se originó en los Estados Unidos. Se preparan cortando patatas en trozos pequeños de forma irregular y luego friéndolas en aceite o mantequilla hasta que estén crujientes por fuera y tiernas por dentro.


Hay muchas variaciones diferentes de papas fritas caseras, pero la receta básica es bastante simple. Para hacer papas fritas caseras, necesitarás los siguientes ingredientes:
Patatas (alrededor de 2-3 por persona)
Aceite o mantequilla (para freír)
Sal y pimienta (para probar)


Para empezar, lava y pela las patatas, luego córtalas en trozos pequeños de forma irregular. El tamaño y la forma de las papas dependerán de tu preferencia personal, pero deben ser del tamaño de un dedo meñique. Caliente una sartén a fuego medio-alto y agregue suficiente aceite o mantequilla para cubrir el fondo de la sartén. Una vez que el aceite esté caliente, agregue las papas a la sartén y revuélvalas para asegurarse de que estén cubiertas uniformemente con el aceite.


Espolvorea las papas con sal y pimienta, luego reduce el fuego a medio-bajo y cubre la sartén con una tapa. Cocine las papas durante unos 10-15 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que estén tiernas por dentro y crujientes por fuera. Asegúrese de vigilar el calor y ajústelo según sea necesario para evitar que las papas se quemen.


Una vez que las papas estén cocidas a su gusto, retírelas de la sartén y escúrralas sobre una toalla de papel para eliminar el exceso de aceite. Puede servirlos tal cual o puede agregar otros ingredientes como cebollas, pimientos o queso para darles un sabor único.


Las patatas fritas caseras son un plato versátil que se puede disfrutar de muchas maneras diferentes. Son una comida popular para el desayuno, a menudo se sirven junto con huevos y tocino o salchichas. También se pueden servir como guarnición en el almuerzo o la cena, o incluso como tentempié.


Una de las mejores cosas de las papas fritas caseras es que se pueden hacer con ingredientes mínimos y son fáciles de preparar. Son perfectos para las mañanas ocupadas cuando quieres un desayuno satisfactorio pero no tienes mucho tiempo para cocinar. También son una excelente opción para cuando tienes invitados inesperados, ya que se pueden preparar rápida y fácilmente para alimentar a una multitud.


Las papas fritas caseras también combinan bien con una variedad de aderezos y condimentos diferentes. Intente servirlos con ketchup, salsa picante o incluso un huevo frito encima. Para una opción más sabrosa, puede agregar cebollas picadas, pimientos o queso a la sartén mientras se cocinan.


En conclusión, las papas fritas caseras son un plato estadounidense clásico que ha resistido la prueba del tiempo. Es fácil de hacer, delicioso y versátil. Se pueden disfrutar de muchas maneras diferentes y son perfectos para mañanas ajetreadas, invitados inesperados y como guarnición de cualquier comida. Entonces, la próxima vez que tenga ganas de un desayuno reconfortante y satisfactorio, pruebe las papas fritas caseras.

VOLVER AL INICIO

Alternativas saludables a las patatas fritas

Alternativas saludables a las patatas fritas

Si pensamos en una mezcla inseparable lo primero que se nos viene a la cabeza es… ¡Hamburguesas con patatas! No obstante hay otras alternativas saludables a las patatas fritas igual de irresistibles pero ligeras, hoy te las contamos, ¡atent@!

Las patatas fritas son una guarnición elemental para escoltar a nuestras propias hamburguesas bajas en calorías , no obstante, en ocasiones nos puede ser cíclico guisar constantemente lo mismo. De esta forma que, hoy deseamos abrirte el hambre con novedosas alternativas saludables a las patatas fritas para que goces todavía bastante más de nuestras burgers.

Bastones de zanahorias asadas

fuente

Los bastones o palitos de zanahoria es una de las alternativas saludables a las patatas fritas más ligeras y simple de hacer. Tan solo se debe recortar la zanahoria a modo de patatas fritas, se acostumbran servir crudas empero además puedes cocinarla asada en el horno, ¡adquiere una textura bastante deliciosa y crujiente!

Para gozar de dichos bastones de zanahorias es mejor consumirlos recién hechos, no es recomendable meterlos en la nevera para consumirlos luego, debido a que, tienen la posibilidad de reblandecerse bastante.

Chips de vegetales

Solo necesitarás entre 10 y 15 min para guisar esta guarnición tan ligera. Se puede adquirir ya embolsadas en varios supermercados, aunque es más aconsejable que lo hagamos casero.

Elige varias de tus vegetales preferidas, córtalas en rodajas bastante finas y píntalas con aceite de oliva, luego colócalas en una bandeja al horno forrada de papel vegetal, y incorpora aquellas especies que jamás faltan en tus innovaciones, ¡listo!

Chips de tofu

Esta elección es bastante aconsejable para quienes permanecen intentando encontrar minimizar las calorías cotidianas. El tofu tiene escasas grasas y calorías, sin embargo además ¡es bastante rico en proteínas!

Chips de plátano

fuente

Esta es una de las alternativas saludables a las patatas fritas más originales, y solo para los más arriesgados en la cocina.

Los plátanos son ricos en fibra y vitamina, además son una sabrosa opción a las patatas. Aunque en muchas recetas indiquen que se tienen que freír, además permanecen deliciosos horneados.

Ensalada de patatas

fuente

Si eres de los que no tienen la posibilidad de abandonar las patatas, culminamos con la manera más sana de cocinarlas, cocidas y enfriadas. Al cocinarlas así, evitamos la fritura y abandonamos las exitosas patatas fritas pre-cocinadas.

Un caso muestra de receta, podría ser la ensalada noruega de patata con arenque, una iniciativa creativa para los amantes de las patatas.

VOLVER AL INICIO

Ideas de guarniciones ligeras para burger

guarniciones ligeras

Nuestras smash burgers by Paco Rosa se caracterizan por su carne libre de alérgenos, exquisito sabor, calidad preeminente y enorme jugosidad. Por esa razón, en el momento de escoltar el plato, puedes buscar alternativas ligeras a las clásicas patatas. Hemos recopilado varias ideas de guarniciones ligeras para tu hamburguesa que son una apuesta segura. Te las recomendamos a continuación:

Guarniciones ligeras: Si buscas algo más ligero que unas patatas fritas ¿qué tal una ensalada de col?

Este plato es bastante sencillo de llevar a cabo de manera 100% casera. Sencillamente, necesitas: 1 kilogramo de col blanca, 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de vinagre de manzana, 1/2 cucharadita de mostaza, 1/2 cucharadita de sal y 1/4 de cucharadita de pimienta.

Para elaborar la ensalada, lava la col y córtala en juliana. Ponla en un tazón, incorpora el aceite, el vinagre, la mostaza, la sal y la pimienta. Mezcla todos los componentes hasta que se encuentren bien incorporados.

Guarniciones ligeras: ensalada de tomate y cebolla

Sin embargo, si lo cual buscas es una guarnición ligera y deliciosa para escoltar tu smash burger, existe la elección clásica de la ensalada de tomate y cebolla. Es una ensalada fresca y ligera y la guarnición perfecta para una hamburguesa.

Para este apoyo necesitarás: 2 tomates maduros, 1/2 cebolla, 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de vinagre de manzana, 1/4 de cucharadita de sal y 1/4 de cucharadita de pimienta.

Pela y pica la cebolla en juliana. Pica los tomates en dados. Mezcla en un tazón los tomates, la cebolla, el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta.

Guarniciones ligeras: variante con pepino

¿Y si le agregas un toque de ensalada fresca de pepino y tomate? Es otra variante ligera que sigue perfectamente en el plato. Además, puedes utilizar, en lugar de la ensalada de lechuga, tomate y cebolla, una ensalada mixta con diferentes vegetales.

Inclusive puedes escoltar tu smash burger predilecta con unas deliciosas vegetales a la parrilla. Y, para darle un toque más exótico, prueba a acompañarla con unos daditos de mango o unos trozos de ananá. O, si prefieres lo tradicional, puedes utilizar cualquier tipo de verdura, como zanahorias, berenjenas, calabacines o pimientos.

Guarniciones ligeras: innova con mango y pepino!

No obstante, si eres bastante más de innovar ¿prefieres una guarnición un poco más diferente? ¿Qué tal una ensalada de mango y pepino?

Necesitarás: 1 mango maduro, 1 pepino, 1 cucharada de aceite de oliva, 1 cucharada de vinagre de manzana, 1/4 de cucharadita de sal y 1/4 de cucharadita de pimienta.

Pela el mango y córtalo en dados. Pela el pepino y córtalo en rodajas. Mezcla en un tazón los elementos y incorpora el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta.

Guarniciones ligeras: ¿te atreves con la fruta?

Inclusive tenemos la posibilidad de revolucionar el plato completamente con una guarnición de fruta. Este es un apoyo bastante refrescante y sano para la hamburguesa y puedes utilizar cualquier tipo de fruta, como manzanas, peras, naranjas o fresas.

Guarniciones ligeras: los clásicos que nunca fallan

Para finalizar, vamos a volver al componente estrella que sigue comúnmente a las hamburguesas. Os recomendamos unas patatas al horno con una ligera capa de aceite de oliva y una pizca de sal. Ricas, saludables y continuamente una apuesta segura.

Estas guarniciones ligeras para tu hamburguesa son deliciosas. ¡Pruébalas!

VOLVER AL INICIO